Próxima Centauri

Por Agustín López sobre el tema
Agustín López
Agustín López no ha puesto su biografía aún
El usuario está actualmente en línea
Dic 29 Artículo

El ser humano es asombroso, capaz de analizar una situación y observarse a sí mismo a la vez. Sé que cuando me asomo a una ventana para reflexionar mirando al horizonte es porque tengo la necesidad de tomar una perspectiva más amplia de una situación, a veces esa nueva lente es aún insuficiente y entonces me sorprendo en el jardín mirando el cielo estrellado en el silencio de la noche.

Ayer estaba haciendo esto cuando un miembro de mi familia, desvelado, se aproximó.

- ¿Esas estrellas están muy lejos?

- Mucho, unas bastante más que otras.

- Mucho no significa gran cosa ¿cuánto?

- A años luz la más cercana.

Despareció un instante para volver con la ipad.

- ¿Años luz? ¿Quién entiende eso? Hazme la cuenta de la vieja. Dime cuanto tardaría en ir en coche a la más cercana.

Consulté en Google, me fui a la calculadora y contesté.

- La estrella más cercana es Próxima Centauri, cuatrocientas veces más pequeña que el sol, y si condujeras día y noche, a 120 Km/h, desde el primer segundo de vida hasta el último, con una existencia siempre de ochenta años, tardarías 480.000 vidas en llegar.

Se quedó mirando el firmamento con la boca abierta y me enseñó el antebrazo con el vello erizado.

Sí, así se entendía mejor.

- ¿Te vienes a dormir?

- No, voy a seguir un rato más haciendo la cuenta de la vieja.

 

Cuando se reflexiona sobre los ciclos de la Bolsa en el largo plazo es inevitable acabar haciéndolo también sobre la economía, la política, los negocios, la tecnología, la historia y por ende sobre la evolución del propio hombre.

Vivimos una época muy especial, por más que todos los días parezcan similares, a nadie se le escapa que el ritmo vital se ha acelerado exponencialmente. En los últimos 50 años han sucedido más cambios transcendentes que en el resto de la historia humana y el proceso de aceleración continúa, no es de extrañar que muchos tengan la sensación de que “esto va a pegar un petardazo” Es como si hubiéramos estado recorriendo la espiral Fibonacci desde el exterior hacia el interior en ciclos cada vez más cortos y más rápidos…144, 89, 55, 34, 21, 13, 8, 5, 3, 2…

Como un pelo que va girando en el remolino de agua del lavabo estamos a punto de llegar a la boca del desagüe, es lo que los científicos llaman la singularidad y que da lugar a una reestructuración total de la realidad y al nacimiento de un nuevo paradigma. Supongo que a esto es a lo que se referían los Mayas cuando hablaban del final de los tiempos para el 21 de diciembre y que muchos interpretaron como el final del mundo.

La Astrología, que no es otra cosa que el estudio de los ciclos y las diferentes vibraciones de la energía, me ha ayudado a entender este proceso. El hombre actual, es posible que haya habido otros antes, comenzó su andadura en la era de Géminis y ha pasado por las de Tauro, Aries, Piscis y está entrando ahora en la de Acuario. No puedo extenderme aquí en esto, pero es sorprendente ver como cada una de estas etapas de poco más de dos mil años ha estado marcada por las características del signo de la era. Recuerdo haber leído que Jesús, que apareció en el inicio de la era de Piscis, dijo a sus apóstoles que la próxima vez tendrían que buscarle como un aguador. Sí es así ya pueden empezar a hacerlo porque el aguador es el símbolo de Acuario y ya está aquí.

La era de Acuario no es una era más porque Acuario es el signo humano por excelencia, es el signo que se representa con un hombre y será en este tiempo cuando el hombre se encuentre así mismo, es lo que muchos culturas antiguas han denominado “ponerse frente al espejo” a mi me gusta decir que es el tiempo de la consciencia. La era del despertar.

La era de Piscis va quedando atrás y al descomponerse nos va dejando lo peor de ella, manipulación, engaño, estafa, abuso, caos, corrupción, confusión, resaca, desilusión, una niebla densa de la que tendrá que sacarnos Acuario para llevarnos a la época del conocimiento, la tecnología, la solidaridad y el altruismo. Con él conoceremos la verdad y “sabremos” por primera vez quienes somos, de dónde venimos y a dónde vamos, la profetizada época de la revelación. Lo que está por acontecer en los próximos 2.000 años será tan sorprendente que hoy es inimaginable, una verdadera época de luz. La mala noticia es que los que habitamos hoy el planeta hemos llegado demasiado pronto a la fiesta y estamos pasando por la dura etapa de desmontar el antiguo escenario y acondicionar el nuevo.

Acuario no sabe hacer las cosas poco a poco, el rayo, su símbolo, lo describe bien, actúa rápida y sorprendentemente, lo trastoca todo de la noche a la mañana, así que habrá que agarrase bien y preparase para cualquier cosa. Es la razón por la que hoy vemos desmoronarse todo a un tiempo, religiones, ideologías, sistemas financieros, hábitos, modas, creencias, filosofías, formas de vida. No deja títere con cabeza y no ofrece mucho tiempo para adaptarse, de ahí la sensación de que esto va a reventar y está fuera de control, pero no es así, sabe muy bien lo que hace aunque nosotros nos sintamos desbordados. Está energía se derrama desde su cántaro a todos los planos, por ello tenemos a la Tierra deshelándose, alterada la capa de ozono y el campo magnético, la corteza convulsionándose con continuos terremotos, los volcanes entrando en erupción y a todos los fenómenos climáticos con lecturas extremas. En el microcosmos de nuestra propia existencia ocurre lo mismo y cada persona también habrá de experimentar grandes cambios y transformaciones, laborales, afectivos, económicos, pero sobre todo de conciencia, que es lo que nos pide Acuario, hay que retirar todo lo antiguo para dar espacio a la nueva realidad. Piscis “cree” Acuario “sabe”, creer y saber son los verbos que los definen, con Acuario llegará la verdad y acabará el engaño, cuando se haya levantado el velo no podremos creer lo dormidos que hemos estado, por algo Piscis rige el sueño.

 

En estas circunstancias no es fácil hacer previsiones bursátiles, ya he dicho otras veces que no me cogería por sorpresa que incluso el mercado de valores tal y como lo conocemos hoy desapareciera para dar paso a otra realidad, pero como esto es una posibilidad futura y vivimos en el “ahora” vamos con ello.

Decía en el 2.007 que llegábamos a un techo de mercado y que tendríamos cinco años bajistas hasta este 2.012 con descensos que verían suelo en las proximidades de los mínimos del 2.002-2.003. Ha sido más o menos lo que ha pasado pero con matices porque la caída del 2.008 fue tan rápida y de tal envergadura que rompió con la uniformidad de los mercados por lo que esta vez no es posible hacer análisis generalizados. Tenemos así que muchos índices, entre ellos los estadounidenses, se plantaron a principios del 2.009 en la zona esperada, con mucho tiempo de antelación por tanto. En Europa la mayoría no llegaron del primer tirón, pero muchos sí lo hicieron después como estaba previsto durante el año 2.012, alguno como el Dax, no llegó entonces y no lo ha hecho tampoco después, un caso único que parece obedecer a la gran caída que se produjo en el periodo 2.000-2.003, donde retrocedió de 8.000 a 1.900 y que parece haber dado lugar a una gran corrección triangular que podría haber acabado este verano en el nivel 5.900, momento en el que también podría haberlo hecho el Ibex en el nivel 5.800 con una onda quinta fallida provocada por el órdago de los bancos centrales. El punto esperado era el 5.400 como mínimo pero recuerden que el día que Bernanke anunció su QE perpetuo les dije que había sentido que aquel día era distinto y alteraba la situación, hoy con unos cuantos meses más de perspectiva, me reafirmo en que el mercado fue taponado en ese momento impidiendo que las ondas se desarrollaran hasta el lugar natural unos meses más tarde como los gráficos indicaban con toda claridad. Esto es importante porque tendrá sus consecuencias a largo plazo, con el tiempo suficiente todo río acaba alcanzando su lugar natural por más que las presas lo impidan durante más o menos tiempo.

¿Y ahora qué?

En principio mis previsiones han apuntado siempre a un periodo de recuperación del 2.013 al 2.017, esto es factible y se ve claro en mercados como el español, el italiano, el francés, el portugués, el japonés, el chino o el mismo Eurostock. Pero no está tan claro cuando miramos al Dax o los mercados USA, tan próximos a los máximos históricos que un movimiento alza durante varios años les llevaría a confeccionar otra onda alcista bien marcada. Va a ser curioso ver como se solventa un desacoplamiento de la magnitud del actual, por otra parte típico de los grandes periodos correctivos durante los cuales cada cual va “a su bola” La situación se hace más patente aún cuando descendemos a los valores en particular y vemos que algunos mantienen un precio testimonial respecto a las cotizaciones alcanzadas en el 2.007 mientras que otros baten nuevos máximos y siguen camino ascendente.

De todo lo dicho cabe concluir que va a ser más efectivo en los próximos años dar con el índice, el sector o el valor apropiado que con la tendencia generalizada, si bien parece que van a ser positivos en su conjunto. Creo que el 2.013 será el año del despegue, con un primer trimestre peligroso, el 2.014 de consolidación y buenos sin reservas el 2.015 y 2.016. Da la sensación que lo peor ya ha pasado o está a punto de hacerlo, en el corto plazo, y que por tanto las mejores oportunidades estarán en los precios más castigados si bien todavía habrá empresas que sucumbirán con las últimas balas perdidas de esta refriega.

A pesar de este planteamiento, no dejo de apreciar estructuras correctivas en los gráficos más adelantados que como he señalado son el alemán, los USA y en menor medida el inglés. Este hecho me hace ser precavido de cara al primer trimestre del 2.013 antes de decidirme por la baza alcista. Es un periodo de dilatación de ciclo bajista que está acabando en el que podríamos llevarnos una sorpresa y ver caídas rápidas y profundas que pongan las cuentas en orden. Con caídas o sin ellas creo que en el resto del año veremos los mercados al alza aunque no sea de forma uniforme.

A pesar de lo dicho y de que hablamos de cuatro o cinco años positivos opino que estos cinco años de crisis pasados no son más que la primera parte de una gran crisis que no verá su solución final hasta los años 2.022-23. Creo que en el periodo 2.017-2.022 llegará, con intereses, la factura que ha conseguido ser aplazada con una política expansiva sin precedentes que, instrumentada desde la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra, se ha extendido por todo el planeta. Estamos viendo una actuación desesperada de los grupos de poder que ven como el sistema con el que hemos vivido las últimas décadas se viene abajo e intentan apuntalarlo con el fin de proteger sus privilegios, abandonando a muchos a su suerte y realizando prácticas abusivas y poco transparentes de las que se han beneficiado los más despabilados y que están empobreciendo a un gran número de personas que tarde o tempano les pedirán cuentas de una forma o de otra. Es lo que he expuesto antes, los herederos de Piscis intentando conservar su posición a costa de lo que sea. El cambio se puede aplazar pero no evitar.

No tiene sentido que los tenedores de bonos alemanes a 10 años cobren un interés del 1,30%, es decir el 13% en el total de los diez años cuando la bolsa alemana sube un 30% en un solo año, sin hablar de los que poseen plazos de dos años o menos donde la rentabilidad es negativa. Esto no se puede sostener mucho tiempo, alguien se equivoca. Como tampoco tiene sentido que sea la propia Reserva Federal la que compre el 50% de la deuda USA ¿se imaginan las consecuencias de una subida de tipos aunque sólo fuera de un punto? Tampoco cuadra mucho que el oro sestee y los bancos centrales de todo el planeta sigan acumulándolo después de haberse multiplicado por ocho en una década. Y sobre todo, y por encima de cualquier razonamiento no puede olvidarse que las deudas globales siguen desorbitadas sin que hayan mejorado nada durante este periodo de crisis. Bush endeudó a los Estados Unidos más que todo el resto de presidentes anteriores juntos desde Washington, y Obama ya ha superado a Bush. Sobran las palabras. Si tuviera que ponerle un adjetivo al mundo actual sería el de “endeudado” y esto no va solucionarse mañana ni pasado, posiblemente no lo haga nunca. Es posible que en el periodo 2.017-2.022 que he señalado veamos el “borrón y cuenta nueva” del que he hablado en otras ocasiones, quizá veamos entonces desaparecer el sistema monetario actual y el hundimiento de los Estados Unidos como símbolo del mundo que dejamos atrás y el nuevo que viene.

Acuario está en plena faena confeccionando la realidad futura y cuando él trabaja cualquier guionista de ciencia ficción es un puro aprendiz. Sorprendente e increíble van a ser las palabras más comunes en los próximos años.

 

Aprovecho la ocasión para desearles un feliz 2.013, e invitarles a que tengan cintura en el mundo que viene. Despierten y súmense al proceso, cuanto antes mejor.

Tags: Untagged
Ruta: Agustín López > Próxima Centauri