No hay mal que por bien no venga

Por Agustín López sobre el tema
Agustín López
Agustín López no ha puesto su biografía aún
El usuario no está conectado
Abr 24 General público

Una cadena de malos datos macro en Europa ha llevado al convencimiento de que el BCE bajará tipos en su próxima reunión. La consecuencia fue una sesión cinco estrellas en el día de ayer liderada por las bolsas periféricas que empezaron a descontar el escenario con fuertes bajadas en sus primas de riesgo. Enésima batida de osos que una vez más tuvieron que cerrar posiciones precipitadamente, y esta vez había muchos, lo que contribuyó a la espectacularidad de las alzas.

El Dax renqueó al comienzo de la sesión pero al final fue arrastrado por la corriente y superó la zona de resistencia, antes soporte, en la franja 7.580-7.600. Hasta el S&P se contagió y sobrepasó ligeramente la onda intermedia en 1.576.

La ruptura de las zonas descritas y la verticalidad del movimiento, unido a que finalmente no fueron perforadas las líneas claviculares de los murciélagos en curso modifican el escenario. Las expectativas que levanta la próxima reunión del BCE servirán de soporte a los toros y es improbable que  veamos un movimiento definitivo mientras no se resuleva esta incógnita. El alza actual puede seguir correspondiendo a una onda B, pero en este caso va a ser más fuerte y duradera de lo previsto. Por el momento sólo existe un impulso al alza desde mínimos, así que habrá que esperar que llegue la corrección y otro movimiento posterior al alza para aclarar el escenario. Podría incluso conformarse un triángulo. Lo único cierto es que el Dax rompió la cuña a la baja y estructuró dos mínimos decrecientes lo que invita a pensar que cuando las circunstancias lo permitan se dirigirá al 7.000 donde ésta se inició. Este recuento sólo se anularía si volviese a meterse en la cuña, pero para eso debería superar el 7.900, algo poco probable por el momento.

Tags: Untagged
Ruta: Agustín López > No hay mal que por bien no venga