Fase terminal

Por Agustín López sobre el tema
Agustín López
Agustín López no ha puesto su biografía aún
El usuario no está conectado
Ene 26 Artículo

Concluía el año 1.996 y el Dow Jones abordaba por primera vez en la historia la cota 6.000, cuando el entonces presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, contraviniendo su oratoria habitual, procuraba hablar de forma que nadie le entendiese, adjetivó el comportamiento de los mercados con una expresión que hizo fortuna, “exuberancia irracional”

Al mercado le temblaron las piernas el tiempo justo que tardó en producirse la siguiente subida. La frase reverberó durante un tiempo en los medios de comunicación pero su impacto se disipó a medida que la actualidad la iba enterrando.

Visto con la perspectiva que otorga el tiempo se antoja que dicha sentencia fue el principio del fin aunque no tuviera mayor transcendencia.

Desde entonces el mundo financiero, reflejo concentrado del general, se ha venido convulsionando y descomponiendo como ha sucedido en toda civilización que toca a su fin. El sistema se resquebraja, aunque los que lo vivimos en primera persona no podamos apreciarlo por exceso de proximidad.

Un esquemático repaso al estado de convulsión:

1.997 : crisis de las divisas asiáticas y desliz bursátil.

1.998 : crisis de la deuda rusa, desplome bursátil en plenas vacaciones y asunto Long Term Capital.

1.999: Despropósito de las TMT. La subastas de licencias de telefonía móvil disparan a las telecos a precios inimaginables.

Arranca el boom inmobiliario.

2.000: Comienza el ciclo alcista del oro.

Estalla la burbuja tecnológica (Nasdaq de 50 a 5.000 en 25 años)

Techo en el mercado de valores.

2.001: Colapsan las torres del World Trade Center. Todo un símbolo, reflejado en el arcano XVI del milenario Tarot como señal de transformación traumática, caos, ruina, tiempos duros, final de época.

Caída de los mercados y Wall Street cierra temporalmente.

2.002: Suelo del mercado de valores que pierde un 65% en algo más de dos años.

Corralito argentino.

2.003: Guerra de Irak y arranque de un nuevo mercado alcista.

Nasdaq hace suelo tras caer un 78%, las telecos descienden un 90% en promedio.

2.004: Atentado de Madrid.

2.005: Atentado de Londres.

Desparece Terra por OPA de exclusión a 3 después de haber alcanzado 157. Con ella el entonces presidente de Telefónica, destino Miami creo.

2.006: El mercado chino vuela en un clima de euforia, las empresas occidentales se trasladan en masa al país asiático.

2.007: Techo en todos los mercados, pocos imaginan lo que se avecina.

Estalla la burbuja inmobiliaria.

2.008: Colapso financiero.

Quiebra de Lehman.

Se destapa el escándalo de las subprime.

Desaparece el mercado interbancario.

El sistema financiero colapsa en bloque poniendo en peligro el propio modelo.

La Bolsas caen en vertical.

El petróleo alcanza un máximo histórico en 148.

2.009: Se materializa el mayor rescate financiero de la historia.

Se inicia la política expansiva.

Algunos mercados hacen suelo, otros aún tienen un largo camino por delante.

Los Estados comienzan a hacerse cargo de las empresas “demasiado grandes

para caer” ante la posibilidad de un contagio sistémico.

QE1.

2.010: Europa contra las cuerdas.

La deuda periférica se tambalea, primas de riesgo al alza.

Islandia, Irlanda, Portugal y Grecia son las primeras víctimas.

QE2.

2.011: La CE a punto de desintegrarse.

Grecia en bancarrota.

EEUU pierde la triple A por primera vez debido el techo de la deuda.

El oro y la plata alcanzan máximos históricos.

2.012 : España e Italia colapsadas, se preparan posibles rescates.

Los mercados más atrasados alcanzan mínimos cinco años después.

QE3, la política expansiva se extiende por todo el globo y se implementa sin plazo.

Guerra de divisas.

La renta fija a largo plazo bate máximos de todos los tiempos.

La deuda global alcanza cifras de vértigo.

El factor descomposición:

La corrupción es el principal síntoma de una civilización en decadencia y muestra la particularidad de que se estructura como un iceberg, es decir, sólo visible en una de cada nueve partes. A pesar de que la porción que sale a flote es mínima hay tanto donde escoger que sólo es posible reseñar algunos casos a bote pronto.

Long Term Capital: Grandes banqueros y ejecutivos de Wall Street crean un fondo, con dinero personal, que gestionan premios Nobel en matemáticas, a pesar de ello va a la quiebra. El presidente de la FED saca a los protagonistas del atolladero utilizando los métodos que hoy repite su sucesor.

Enron: La compañía de energía norteamericana diseña un fraude contable sin precedentes en colaboración con Arthur Andersen que finalmente es descubierto, pasa de ser considerada la compañía más innovadora durante los cinco ejercicios anteriores a su quiebra, a desaparecer sin más.

Subprime: Los principales bancos de inversión USA estructuran paquetes financieros con diversos activos, entre los que se incluyen a sabiendas hipotecas incobrables, dichos paquetes se comercializan sin el menor obstáculo gracias a que las agencias de calificación les otorgan la máxima nota. Dicen las malas lenguas que además toman posiciones a la baja a la espera del desenlace. Fue la principal causa del colapso del 2.008.

Rescate financiero: El presidente de la Reserva Federal otorga con total discrecionalidad a un grupo de 18 bancos, la mayor cantidad de dinero jamás aportada, en teoría para salvar el sistema financiero. Nadie puede controlar ni censurar su actuación, entre estos bancos están todos los causantes del colapso. No hay juicios ni condenas. A los directivos despedidos se les “castiga” con indemnizaciones escandalosas.

Madoff: Aprovechando el prestigio y la clientela que le ofrece su puesto en Wall Street crea un área de inversión en la que hay lista de espera de varios meses. Afortunados los que no consiguieron entrar pues resultó ser una simple estafa piramidal.

La manipulación del Libor: Desde Londres a Nueva York, 14 bancos, los habituales, manipulan del 2.007 al 2.009 las tasas de interés en beneficio propio, según de The Economist es el mayor fraude de la historia por volumen defraudado. Tampoco se han depurado responsabilidades.

Blanqueo de dinero, narcotráfico, financiación de actividades ilegales: diversas entidades financieras han sido acusadas de realizar estas prácticas repetidamente, el único resultado es que ahora cualquier ciudadano tiene que justificar la procedencia de su dinero cuando abre una cuenta o transfiere determinadas sumas.

La relación de hechos que atañen al tráfico de influencias, sobornos, comisiones, prácticas abusivas, cohechos, manipulaciones de precio, etc., es prácticamente interminable, basta encender la TV o leer un periódico para acabar aburrido. La práctica se ha extendido por todos los ámbitos laborales y lugares.

Una simple referencia a los casos de operadores que aprietan mal un botón o toman riesgos por cuenta propia y abren heridas mortales en los balances de sus entidades ¿verosímil? Y especial mención al turbio manejo de derivados donde la casuística es tan variada y la tela de araña tan compleja que resulta un verdadero pozo sin fondo.

Concluyo con una anécdota de la que fui testigo, una pareja de ancianos esperaban para hablar con el director de una sucursal financiera, como cada mañana, para preguntar por lo de sus “preferentes”, ella le dice a él “cuando salgamos hay que comprar el pan” y él contesta “será si has traído dinero porque yo aquí vengo sin la cartera, estos no me quitan ni un chavo más”.

Aunque lo relatado está en clave pretérita el proceso está en pleno desarrollo y aún están por venir otros hechos que añadir a esta relación, probablemente los más importantes, en el presente se intenta cubrir una burbuja de crédito con otra de liquidez, combustible para unos cuantos años, un capítulo más…y es que Roma no se hizo “ni se deshizo” en un día.

 

 

 

 

 

Tags: Untagged
Ruta: Agustín López > Fase terminal