El ciclo (parte 2)

Por Agustín López sobre el tema
Agustín López
Agustín López no ha puesto su biografía aún
El usuario no está conectado
May 15 Artículo

Cuando se confeccionó el techo del 2.007 fui consciente de que entrábamos en un mercado de osos. Era un terreno distinto y peligroso, sabía que a partir de entonces sería  difícil. Las ondas correctivas son mas complejas e imprevisibles que las impulsivas. Contaba con un punto de referencia claro: el mínimo de la onda cuatro anterior, en el caso del Ibex el 5.400. Hasta ahí había que llegar ¿pero cuándo?

Puesto que el ciclo alcista se había dividido en periodos de 5 años, partí de la hipóteisis de que la corrección podría estructurarse de la misma forma: 5 años a la baja para la onda A, 5 de rebote para la B y 5 más de C. Total 15 años correctivos, una proporción adecuada, más cuando los índices USA tenían que corregir 32 años al alza.

Los descensos comenzaron con ritmo adecuado pero en el 2.008 se aceleraron intensamente. En marzo del 2.009 el escenario estaba patas arriba. En año y medio los índices USA y algún europeo habían llegado a la onda cuatro anterior. El despropósito había empezado. Todos los índices rebotaron con fuerza durante unos meses pero poco a poco cada cual empezó a tomar su camino. Mientras encajaba el puzzle me aferré al Ibex que parecía adecuarse al planteamiento. 2.010 y 2.011 fueron años complejos, ondas superpuestas y divergencias entre índices. En el 2.012 el escenario comenzó a aclarase, al menos en el Ibex. En el verano de ese año mi previsión estaba casi cumplida a falta del último tramo bajista que alcanzase el 5.400 en otoño. Mi alarma interior se encendió avisando la proximidad de un suelo. Estudié multitud de valores y muchos daban señales evidentes de suelo tanto en recuentos como indicadores, especialmente los mensuales que anunciaban subidas prolongadas en el futuro. Fue entonces cuando Draghi cercenó la última onda, siempre la más peligrosa, que puede ser desde truncada hasta muy larga. Sus palabras produjeron un movimiento alcista que se salía del guión pero aún tenía dudas hasta que el 13 de septiembre Bernanke y su QE perpetuo remataron la faena. Tuve la certeza de que el mercado había girado prematuramente, como escribí en su día.

Aquel hecho descolocaba mis planes, el mercado se había alejado de los mínimos esperados y personalmente arrastraba mucho cansancio después de casi cuatro años de trabajo frenético en la web. Esto, unido a que mi visión del mercado divergía con la de mi entonces colaborador, me llevó a tomar la decisión de abrir un paréntesis en Radar Market para coger aliento y perspectiva. La parte práctica es que  no habiendo alcanzado el 5.400 se reforzaba la hipótesis de que la corrección no está acabada. Los meses transcurridos hasta hoy van confirmando el escenario inicial que sigue su curso.

Una onda B tan larga como la que  está en desarrollo tiene como parte negativa que hay que operar contratendencia, que índices y valores no se mueven al unísono y que los recorridos son limitados. La parte positiva es que siempre hay valores efectuando tramos alcistas en una especie de carrera de relevos, y que algunos han sido tan castigados que un simple rebote representa un tanto por cien muy alto de rentabilidad.  Con esa nueva filosofía comenzará la proxima etapa de Radar Market, mucho más pausada que la anterior, buscando tramos en índices y valores en el momento oportuno y centrándose menos en la actualidad y en el trading rabioso, que por algo las manos fuertes dejan a  jóvenes estimulados "quimicamente" y ordenadores de alta frecuencia. No puedo dar fecha aún, los retoques informáticos y los temas burocráticos lo impiden. Intentaré que sea antes del verano.

Los recuentos en los índices que hicieron suelo en el 2.012, la mayoría, tanto en Europa como en Asia, son evidentes y quedan reflejados en el primer gráfico que subí en la anterior entrada, habrá que ir viendo el desarrolllo de esta primera onda. En principio creo que durará todo este año y que la corrección llegará en el 2.014 para continuar después con la c de B en siguientes años. La dimensión del rebote total habrá que ir valorándola poco a poco y variará de unos índices a otros, la mayoría recuperarán entre el 50 y el 100% de lo perdido.

Un escenario distinto espero para los índices USA, el Dax y el Footsie. Estos son los tres mercados más importantes en Occidente y los que más se están beneficiando por ello tanto de los incentivos de los bancos centrales como de la mayor seguridad aparente que ofrecen a los ínversores. En ellos espero una onda B similar a la vista en el periodo 1.998-2.003, un mismo fractal de mayor dimensión, con máximos muy altos respecto al pico del 2.007.

El tipo de corrección que refleja Elliott en este dibujo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Veamos ahora el gráfico del Dax que avala esta hipótesis.

El Dax ha sido el índice más difícil de manejar en los últimos años, su condición de refugio en la crisis europea ha provocado un comportamiento complejo que ha sido todo un rompecabezas mientras se desarrollaba. Sin embargo también tuve la sensación de suelo en el verano del 2.012, con una onda truncada final que debería haber llegado al 5.500 si Draghi y Bernanke no lo hubieran impedido. Entonces se despertó en mi la hipótesis de una onda A en forma de triángulo que subí en su día. El transcurso de los meses no ha hecho más que corroborar esta idea, especialmente cuando en el mes pasado mostró una flojedad relativa haciendo un pullback hasta la línea del triangulo roto para salir desde ahí escopetado al alza. Hoy pienso que este planteamiento es el adecuado y compaginaría con el movimiento del resto de índices. Si es así, y la hipótesis será valida mientras no vuelva a introducirse en el triángulo, podría repetirse el fractal de onda cuatro de grado menor señalado en el rectángulo, con una onda B que superase en un 50% el máximo anterior, para después vivir una onda C que de ser similar sería apocalíptica. Un comportamiento parecido podría esperarse de los índices USA y en menor medida del Footsie.

Esto implicaría que estamos ante la onda B más tramposa y prolongada jamás vista, razones para ello hay, el comportamiento de los bancos centrales no tiene parangón en la historia. Y si este gráfico acaba desarrollándose el final no será feliz precisamente, pero mientras tanto hay que adapatarse a la realidad.

Tags: Untagged

Acceso Usuarios

Calendario

Loading ...

Archivos del blog

Buscar

Ruta: ARTICULOS > ARTICULOS > Agustín López > El ciclo (parte 2)